Notas MNE

 
 

Un país sin dirección, ni rumbo

 

Sen. Dolores Padierna Luna: Buenos días compañeras, compañeros, muchas gracias por estar aquí en el Movimiento Nacional por la Esperanza.
México se ha convertido en un país en donde los gobiernos no tienen legitimidad y donde los grupos que nos gobiernan carecen de un rumbo claro.

 

 

Empecinados por el desarrollo de proyectos políticos y económicos que benefician sólo a unos cuantos, la mayoría de los gobernantes han llevado al país a hundirse en una crisis de institucionalidad, gobernabilidad y credibilidad que día a día se hace más grave.
Al día de hoy 15 ex gobernadores son investigados por desvío de recursos, por haber cometido actos de corrupción, por aprobar contratos y licitaciones para beneficio propio; mientras 12 más están en la antesala de dejar sus gobiernos para pasar también al banquillo de los acusados.
¿Que acaso los gobernantes no deberían de estar para garantizar el beneficio de las y los mexicanos? ? Que no se les elige hará buscar el buen vivir? La tranquilidad, la libertad y la felicidad de la población?
¿Que acaso los grupos políticos no tendrían que estar apostando al fortalecimiento de las instituciones y a recuperar la legitimidad de los órganos del Estado para combatir la corrupción?

Por supuesto que sí, pero el apostar al fortalecimiento de las instituciones conllevaría a terminar el acuerdo político de impunidad que han suscrito y que mantienen desde hace muchos años.

Este acuerdo de impunidad es el que les permite seguir lucrando con los cargos públicos y con el erario que es de todas y todos nosotros.

Sin Fiscal General, sin Fiscal Anticorrupción, sin Fiscal Electoral, sin Magistrados Anticorrupción, sin el andamiaje adecuado para operativizar el sistema nacional anticorrupción y sin interés para nombrarlos, el PRI y el Gobierno Federal han apostado al cansancio o a una negociación política de la cual al final puedan salir beneficiados.
Pero no sólo en materia electoral y de combate a la corrupción existen acuerdos políticos inconfesables.
Algo muy parecido sucede con el diseño e implementación de la estrategia de seguridad. Al finalizar este año habremos alcanzado la cifra más alta de homicidios, la más alta que se hubiera cometido en nuestro país en los últimos 25 años, y alcanzaremos también el mayor número de grupos o cárteles de la delincuencia organizada operando a lo largo y ancho del país.

La fallida estrategia de seguridad ha sido duramente criticada a nivel nacional e internacional por grupos civiles, por organizaciones sociales, por sectores de la izquierda social y política, por analistas y especialistas; muchos hemos señalado con datos duros y contundentes que la política de combate a la delincuencia ha sido un completo fracaso que sólo ha provocado un aumento increíble en los índices de criminalidad y en la fragmentación de los grupos delictivos en innumerables células delincuenciales que se siguen disputando rutas, territorios, campos de producción y distribución de las drogas provocando el asesinato y la desaparición forzada de miles de personas año con año.

¿Pero, que acaso no le interesa al gobierno combatir a los grupos de la delincuencia organizada? ¿Que no les duele acaso el sufrimiento de tantas personas?
¿Acaso el prevenir los delitos y evitar la consumación de los mismos no debería ser la prioridad para este Gobierno?
Por supuesto que sí, estos objetivos deberían ser prioritarios para el gobierno federal y para todos los gobiernos estatales y municipales, pero a final de cuentas no lo hacen porque la dispersión de la violencia también les resulta benéfica para sus perversos intereses, y para sus negocios y hasta para desaparecer a sus opositores políticos o las voces críticas con sus prácticas deleznables. 

Pero, además, se niegan a reconocer que la única forma para poder combatir efectivamente este gran problema de inseguridad y violencia es atacando las causas que facilitan la operación de estos grupos delictivos, es decir, tendrían que reconocer y trabajar para atender de manera estructural la pobreza, la marginación, la falta de oportunidades educativas, la falta de empleo y, desde luego, principalmente deberían combatir decididamente la corrupción.
Sólo generando prosperidad y desarrollo para toda la gente, solo atendiendo a los más pobres, generando más empleos en el ámbito local y regional, fortaleciendo a las policías desde una visión de seguridad humana y seguridad comunitaria, sólo invirtiendo en la restructuración del tejido social y castigando a los corruptos se podrán reducir realmente los índices de violencia en nuestro país.
La respuesta no es, ni será el uso de más policías, ni el uso y abuso de las fuerzas armadas en labores de seguridad ciudadana, ni mucho menos una ley de seguridad interior que legitime las violaciones a los derechos humanos, la verdadera respuesta la tenemos aquí,.

La verdadera respuesta para combatir a la delincuencia sólo puede construirse con estos liderazgos que están comprometidos verdaderamente con el pueblo de México, con ustedes e son los liderazgos del Movimiento Nacional de la Esperanza con sus convicciones propias, con esta vocación por construir una nueva esperanza para México, la verdadera respuesta la construimos todas y todos nosotros compañeras y compañeros, ganando la presidencia de la República para servir al país.
Pero mientras miles de personas como nosotros, se suman al Movimiento Nacional por la Esperanza y se suman a otros movimientos sociales y políticos para luchar por los principios de la izquierda, los grupos del poder fáctico se empeñan en preservar sus privilegios y en preservar en la cima del poder público a quienes les sirven cual lacayos y siervos, pues saben que ellos son manipulables y que al final del día les servirán a sus intereses.
Estos grupos ya lograron poner en Los Pinos a los últimos presidentes de la República, pero no lograron mantenerlo en el poder, pues desde hace mucho tiempo que Peña Nieto ya no gobierna este país, estos grupos del poder fáctico han logrado imponer a gobernadores y presidentes municipales, pero no han logrado transformar la realidad social que nos aqueja día a día.

Por ello, hay que demostrarle a todos estos grupos que por más poder que puedan tener y por más dinero que puedan gastar, el verdadero poder se encuentra en la gente, en el pueblo, hay que demostrarles que aunque gasten millones de pesos en querer imponer a sus candidatos somos muchos más los millones de mexicanos y mexicanas que estamos hartos de sus títeres políticos y de sus candidatos, por más que quieran hacer pasar un Frente Ciudadano como una idea innovadora en el espectro democrático, todas y todos nosotros sabemos que sólo se trata de un nuevo escenario para el mismo teatro, que sólo se trata de una maqueta más en donde los muñequitos que la habitarán serán los mismos que durante décadas les han servido fielmente y son funcionales al régimen vigente.

A todos ellos les decimos, que nosotros no les creemos, que nosotros estamos conscientes de que para cambiar este país son indispensables las alianzas y los frentes, pero no ese tipo de alianzas y frentes teatrales en donde se asientan títeres serviles, para nosotras y nosotros son indispensables los trabajos individuales, los trabajos grupales, las tareas comunitarias y la consolidación de una red de liderazgos sociales con compromisos claros y objetivos comunes, para nosotras y nosotros antes que cualquier alianza partidaria o política, se encuentra una amplia alianza social colectiva en la que todas y todos podamos participar, tomar decisiones y cambiar el rumbo de nuestro país.

En los próximos meses la sociedad se movilizará y debatirá entre las opciones de continuidad o cambio. Continuidad en el modelo económico y la política neoliberal o cambio hacia un modelo más igualitario, equitativo en favor de los intereses de las mayorías; continuidad política del presidencialismo autoritario o cambio en el régimen político para democratizar el país.

Para garantizar los derechos y las libertades y para legitimar nuestras instituciones; continuidad de la violencia, la inseguridad y la colusión entre el crimen organizado y el Estado o un cambio real para combatir a la delincuencia, para recobrar la paz y la seguridad de los ciudadanos; continuidad en el sistema de corrupción e impunidad o cambio para lograr una vida política institucional apegada a la legalidad, la transparencia y la rendición de cuentas; continuidad en la política exterior de sumisión a los intereses imperiales o cambio en las relaciones internacionales para recuperar soberanía, autonomía y proteger los intereses de México en el mundo. 

En el marco de su diversidad interna nuestro movimiento, el MNE, tiene definiciones políticas e ideológicas muy claras. Nos ubicamos en la izquierda del espectro ideológico, en la filosofía del Buen Vivir que orienta nuestra propuesta política y nuestro horizonte estratégico.
Somos una fuerza política nacional importante con una base social y liderazgos representativos en gran parte del país. 

Nuestra obligación política y el reto histórico es contribuir al triunfo de un proyecto de nación con claro sentido popular, democrático y soberano.
A partir de estas definiciones tomamos una decisión histórica en septiembre de este año, decidimos construir una alianza social y apoyar sin titubeos la candidatura y el proyecto que encabeza MORENA y Andrés Manuel López Obrador, no sólo porque coincidamos en una coyuntura político electoral, sino porque entre nuestro Movimiento y Morena existen amplias coincidencias ideológicas que confluyen en un nuevo modelo de Nación.

En esa ruta debemos seguir caminando compañeras y compañeros, tenemos una agenda y visiones propias que enriquecen la diversidad de la izquierda progresista, pero sabemos poner por delante las coincidencias, lo fundamental y lo estratégico, esto es, pensando no sólo en ganar la mayoría de las elecciones del próximo año, sino paralelamente a ello, consolidar un proyecto de Nación en donde la Esperanza y el Buen Vivir sean el eje rector de nuestras acciones y en donde los principios del buen vivir sean nuestra guía.

Porque la Esperanza radica en la confianza de lograr una cosa o de que se realice algo que se desea, nosotras y nosotros confiamos en su trabajo y en su compromiso y estamos convencidas de que juntas y juntos lograremos ese algo que tanto deseamos: un nuevo México con dirección y con rumbo del que hoy carece nuestro amado Mexico .
Muchas gracias.

 

En los Estados

El Movimiento Nacional por la Esperanza se encuentra presente en todo el pais, Contacta al representante del NME en tu estado.

"AFILIATE"

Afiliate al NME,

¿PORQUE MNE?

  • Tema MNE

  • SEMBLANZA RENÉ BEJARANO

  • ACERCA DE MNE

Comités Vecinales serán apoyados por los Ángele... 09-11-2011

El coordinador del Movimiento Nacional por la Esperanza, René Bejarano Martíne...

Semblanza René Bejarano 09-11-2011

Profesor normalista, catedrático universitario, activista y fundador de cuatro ...

Profesor normalista, catedrático universitario, activista y fundador de cuatro partidos políticos. Actualmente es líder del Movimiento Nacional por la Esperanza, integrado principalmente por grupos de izquierda en el país.

 

Nació en uno de los barrios mas populares de la Ciudad México, el 11 de enero de 1957, en la colonia Martín Carrera. René es hijo de un michoacano, llamado Salvador Bejarano Armas, panadero que emigró al DF en busca de nuevas oportunidades y trabajó como almacenista en un comedor público de la Secretaría de Salubridad y Asistencia; y de Corazón Martínez Macías, originaria de Acatzingo, Puebla. Corazón era, como la gran mayoría de las mujeres mexicanas de aquella época, una ama de casa dedicada completamente al hogar, sin ninguna instrucción y que aprendió a leer y escribir cuando su hijo René le enseñó, tras haber ingresado a la Escuela Nacional de Maestros.  

De Monterrey, donde don Salvador y doña Corazón se conocieron, el matrimonio Bejarano Martínez se trasladó a la Ciudad de México en 1950 para establecer su residencia y procrear siete hijos varones: Carlos Guillermo, Francisco Javier, Alejandro Esteban, Salvador Rodolfo, Jorge Luis, René Juvenal y Elio Ramón.  

De los siete hermanos Bejarano Martínez, cuatro se convirtieron en profesores ya que en los años setenta, la carrera magisterial era especialmente atractiva para los hijos de familias de escasos recursos, porque además de ser razonablemente económica, podía estudiarse al terminar la secundaria y duraba cuatro años. Quienes se graduaban de las Escuela Nacional de Maestros, tenían asegurada una plaza laboral al egresar.  

René Berajano está casado con Dolores Padierna Luna, destacada dirigente del Partido de la Revolución Democrática, con quien tiene dos hijas, Celeste y Selene.  

Formación 

Siempre estudió en Escuelas Públicas. A los cinco años fue inscrito en la Escuela Primaria Juana de Asbaje, de la colonia Martín Carrera. A los 11 años ingresó a la Secundaria número 58,  Jaime Torres Bodet, ubicada en la colonia Casas Alemán. De 1968 a 1971, René cursó la secundaria.  

De forma indirecta le tocó vivir el drama de los hechos del 2 de Octubre de 1968, pues uno de sus hermanos, Alejandro Esteban, cursaba la Normal y al estar involucrado en el movimiento estudiantil, fue detenido y pasó un mes en la cárcel en calidad de preso político.  

Cursó la Escuela Nacional de Maestros en una época profundamente marcada por el sentimiento postraumático de aquellos hechos y también influido por los movimientos guerrilleros de Lucio Cabañas y Genaro Vázquez, además de la famosa “Guerra Sucia” mexicana. 

1971 es el año que marca el inicio de su participación política formal, a la edad de 15 años. Al ingresar a la Normal, de inmediato se involucró con uno de los grupos que se disputaban la Sociedad de Alumnos que detentaba la representación oficial del estudiantado ante las autoridades de la institución. Durante su primer año en la Normal, fue secretario de Becas y más adelante se convirtió en el Presidente de la Sociedad de Alumnos. La vida política de la Normal era sumamente intensa. Al interior existían grupos que tenían la mira puesta en la sociedad y el país, entonces todavía seriamente impactados por los sucesos violentos de 1968 y 1971. Como algunos otros de sus compañeros, empezó a combinar la participación en la política estudiantil con una visión más seria en uno de los grupos de la Normal que presumía de una vinculación con el Partido de los Pobres de Lucio Cabañas.   

Carrera magisterial y política 

En 1978 fue profesor de economía política en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) de México y miembro del Comité Ejecutivo del SITUAM en 1979; secretario de Organización del Comité Ejecutivo del SITUAM en Iztapalapa de 1978 a 1981.  

Fue el primer coordinador del Movimiento Sindical de Trabajadores de la Educación en Iztapalapa. Fungió también como delegado fundador del Sindicato Único de Trabajadores Universitarios en 1979 y como secretario de Relaciones Obreras del Comité Delegacional del Partido Mexicano de los Trabajadores.  

En 1985 la tragedia del terremoto del 19 de septiembre, lo llevó a participar en la creación de la Coordinadora Única de Damnificados. Tres años más tarde, en 1988 fundó junto con su esposa Dolores Padierna la Unión Popular Nueva Tenochtitlán-Centro, de la que fueron sus principales dirigentes.  

En 1989 se separa del CUD para reintegrarse de lleno al movimiento magisterial que culminaría con la caída del SNTE, Carlos Jonguitud Barrios. Años más tarde fue secretario de la sección X, la más grande en el país y en poder de la disidencia.  

El 5 de mayo de 1989, a través del Partido de la Revolución Socialista, Bejarano Martínez forma parte del grupo fundador del PRD, donde ha sido consejero nacional, diputado federal, presidente del PRD en el DF, coordinador de la campaña de Andrés Manuel López Obrador y diputado Local.  

En el PRD, Dolores Padierna y René Bejarano lograron construir la Corriente de Izquierda Democrática en 1992, que en el año 2004 se convirtió en IDN, la fuerza más importante del perredismo en la capital y la que cuenta con mayor representación en el país en la actualidad.  

Fue Diputado federal de la LV Legislatura en 1991. Presidente del PRD en el Distrito Federal durante el periodo 1993-1995. René Bejarano trabajó como maestro y además fue miembro activo y fundador de cuatro partidos políticos, que son el Partido Mexicano de los Trabajadores, Partido Socialista Unificado de México, Partido de la Revolución Socialista y el PRD. En 1995 fue Presidente del Movimiento Ciudadano y en el periodo de 1997 a 1999 fue Director General del Gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano. De diciembre de 2000 a noviembre de 2002 fue secretario particular de López Obrador.  

En 2003 fue electo como diputado local a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal por el distrito XXXI de Coyoacán, una vez electo fue nombrado Coordinador de la Fracción Parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática en dicho órgano legislativo, desde donde fue el principal promotor de las reformas sociales del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.  

Crisis política 

El 3 de marzo de 2004 se presentó en el programa "El Mañanero", conducido por Brozo (personaje caracterizado por Víctor Trujillo), quien puso un video donde se observa a René Bejarano, entonces coordinador del PRD en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), recibiendo dinero de manos del empresario argentino, Carlos Ahumada.  

El 5 de noviembre de 2004 la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal solicitó la orden de aprehensión contra René Bejarano, quien había pedido licencia como legislador para someterse a los juicios que fueran necesarios para esclarecer su inocencia. El 9 de noviembre de 2004, el juez 32 penal con sede en el Reclusorio Preventivo Sur giró la orden correspondiente de aprehensión y René Bejarano fue notificado y trasladado el 10 de noviembre de 2004.  

El 6 de julio del 2005, René Bejarano salió del Reclusorio Sur, al comprobar su inocencia de las acusaciones de lavado de dinero y luego de pagar la fianza de 171 mil pesos, misma que cubrió con la escritura de su casa. René Bejarano fue absuelto y puesto en libertad. 

René Bejarano logró demostrar que nunca estuvo involucrado en ninguna ilegalidad y que el destino del dinero recibido de parte de Carlos Ahumada fue entregado a Rosario Robles, entonces presidenta del PRD y pareja sentimental de Ahumada.  

René Bejarano es una de las figuras fundamentales para comprender las raíces del cambio político, que en muchas ocasiones se han impulsado desde el Distrito Federal, y que ha vivido el país en los últimos 25 años.

Read more

Movimiento Nacional Por la Esperanza

El MNE nace ante la necesidad de desarrollar en todo el país un movimiento articulador de muchos movimientos populares y ciudadanos, promotor de la insurgencia cívica capaz de combinar la teoría y práctica, la movilización, la reflexión y el activismo, con un perfil ciudadano con énfasis en una nueva forma de hacer política.


El Movimiento Nacional por la Esperanza surge en todo el país en un afán de construir un movimiento nacional cívico popular que se convirtiera en el soporte y motor de la construcción de una sociedad democrática y justa.

El Movimiento Nacional por la Esperanza quedó formalmente constituido el 28 de agosto de 2004, por un acuerdo entre líderes sociales de organizaciones de izquierda en todo el país y al que rápidamente se sumaron diversas organizaciones coincidentes en el rechazo a la ilegalidad y en busca de construir un México mejor.

Los integrantes consideraron que una fuerza social capaz de enarbolar un programa de transformaciones políticas, económicas y sociales que garantizara la transición democrática de fondo y la realización plena de todos los derechos de los ciudadanos, daría fuerza al movimiento democrático que deseaban construir para México.

La formación del MNE se planteó como un movimiento social que se esfuerza por defender el mejoramiento de las condiciones de vida de la población y la conquista de espacios democráticos para la participación popular.

El Movimiento Nacional por la Esperanza no se circunscribe a ninguna corriente partidaria, va más allá al tratar de responder al interés de la gente como el empleo, los salarios, la seguridad social, la vivienda, la salud, la educación, las becas, los útiles escolares, el acceso a la cultura, la recreación y el esparcimiento. Además de hacer énfasis en la seguridad pública, los servicios rurales y urbanos, la garantía de los derechos de las y los homosexuales, de las mujeres y los jóvenes, de los adultos mayores y los derechos de la niñez.

Read more

VIDEO



 
 
 

MOVIMIENTO NACIONAL POR LA ESPERANZA

El MNE nace ante la necesidad de desarrollar en todo el país un movimiento articulador de muchos movimientos populares y ciudadanos, promotor de la insurgencia cívica capaz de combinar la teoría y práctica, la movilización, la reflexión y el activismo, con un perfil ciudadano con énfasis en una nueva forma de hacer política.

DIRECCIÓN MNE

  • Calle Isabel la Católica # 1003
  • Col. Niños Héroes
  • Entre Niños Héroes y Libertad
  • cp. 03440Del. Benito Juárez

CONTACTO MNE

Contactanos a:
Tel. 56-96-98-94

      52-43-72-20

Tambien al e-mail:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Está aquí: Home From the News Un país sin dirección, ni rumbo